Meritocracia y amiguismo: Así nos va

Hoy me preguntaba por qué vivimos en una sociedad tan estancada, por qué mientras en otros países se avanza de forma vertiginosa, el ritmo que llevamos aquí es lento y pastoso, y cerrando más aún el círculo, por qué Huelva cada vez se queda más y más atrás.

meritocracia

Pues bien, hoy navegando por internet, me he topado con dos términos que han llamado mi atención de una forma especial.

Por un lado está Meritocracia que, según Wikipedia, es una forma de gobierno basada en el mérito. Las posiciones jerárquicas son conquistadas con base al mérito, y hay un predominio de valores asociados a la capacidad individual o al espíritu competitivo, tales como, por ejemplo, la excelencia en educación o deportes.

amiguismo

El principal argumento a favor de la meritocracia es que proporciona mayor eficiencia que otros sistemas jerárquicos, dado que las distinciones no se hacen por sexo o raza ni por riqueza o posición social, entre otros factores biológicos o culturales. Aunque existen clases sociales, la meritocracia no pretende acabar con ellas. El mérito del esfuerzo individual se entiende como un criterio más justo que otros para la distribución de los premios y las ventajas sociales asociadas.

El Amiguismo, usando la misma fuente, es ser parcial para con los amigos, especialmente al designarlos en posiciones de autoridad, sin importar si están cualificados. Por lo tanto el amiguismo es contrario en la práctica y en principio con la meritocracia.

El amiguismo existe cuando el que designa y el beneficiario se encuentran en contacto social; a menudo el que designa es inadecuado para ejercer u ocupar su propio cargo o posición de autoridad, y por esa razón el que designa nombra individuos que no intentarán debilitarlo, o expresar puntos de vista contrarios a aquellos de aquel que los ha designado. Desde un punto de vista político, el término “amiguismo” se lo utiliza de una manera derogatoria y oculto tras el término “puesto de confianza”.

training

El primero de los términos es más aséptico:

Primero, es más democrático, porque nos aseguramos que todo el mundo parte en igualdad de condiciones y pueden mostrar sus méritos.

Segundo, es más trasparente. No es que todos los asignados por el método del amiguismo no sean válidos, pero sí que cuando se usa este método es una oportunidad que se roba de mostrar méritos a otros.

Tercero, llama al esfuerzo individual, a la lucha por ser mejor, al afán de superación, lo que hace que la sociedad sea cada vez más fuerte.

Cuarto, se consigue que los que están más capacitados para cada trabajo lo desarrollen y los equipos sean más eficientes. Esto conlleva mejores resultados.

enchufe

Es lamentable ver cómo en las distintas instituciones e incluso en la empresa privada, se ha ido extendiendo el amiguismo, llevando la meritocracia a un lugar denigrante. Incluso se atreven a adoctrinar hablando de talento, educación formal y de calidad, competencias… Luego, describen meritocracia como un sistema que da como resultado una mayor brecha entre ricos y pobres y desaparición de clases medias, prostituyendo el término.

Meritocracia habla de cómo designar los puestos y posiciones, no de cómo dotarlos de valor económico.

Si en Huelva, en España, seguimos con esta visión seremos “una gran provincia o un gran país de colegas o amigos”, pero ni avanzaremos, ni seremos competitivos, ni tendremos salida más que al mar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s